Saltar al contenido
Paracaballos.com

Los mejores chistes de caballos

El Caballo enfermo

Hay un caballo en una granja que se encuentra enfermo. Viene el veterinario y le dice al granjero: «Traté de curarlo, pero si no se recupera en tres días, me temo que tendrás que sacrificarlo».

Su buen amigo el cerdo viene al rescate y le dice al caballo: «¡Vamos hombre, levántate!» Pero el caballo está demasiado débil y no se levanta.

Al segundo día el cerdo le dice: «¡Levántate, hombre, que si no te van a matar!» Pero el caballo no puede con el alma y no se levanta.

Al tercer día, el cerdo desesperado quiere hacer todo lo posible para salvar a su amigo el caballo y le dice: «Vamos, si te levantas ahora, podremos pasar juntos muchos años felices en la granja». Entonces el caballo reúne todas sus fuerzas y al fin se pone de pie. Por lo que el granjero viene y dice: «Esto hay que celebrarlo … ¡¡vamos a asar el cerdo esta noche !!»

El largo viaje por el desierto

Después de un largo viaje por el desierto, un vaquero llega a un pueblo. Se detiene en el bar, se baja de su caballo, camina hacia la parte trasera de su caballo, le levanta la cola y lo besa justo en su estrella del trasero.

Un viejo que está viendo la escena desde la taberna del bar le pregunta al vaquero con asombro: «¿Por qué besas a tu caballo en su estrella?» a lo que el vaquero le dice: Es que tengo los labios secos.

El viejo le dice: «Eso no ayuda para nada a los labios secos» y el vaquero le responde ¡pero me impide lamerlos todo el tiempo!

Caballos jugando al tenis

Hay dos caballos jugando al tenis bajo la lluvia.
Un hombre pasa por el prado y se detiene a mirar. De repente les dice a los caballos: «Con la lluvia que está cayendo ¿no es sería más conveniente si vais al establo a jugar al ping pong?».
A lo que uno de los caballos le dice: «Señor, ¿alguna vez ha visto a un caballo jugar al ping pong?».

El caballo del bar

Un hombre está sentado en la barra de un bar y de repente entra un caballo corriendo y salta sobre un taburete de la barra.
«¿Me pones una Coca-Cola?», dice el caballo.
El camarero le sirve un vaso de cola y se lo da al caballo.
El hombre de la barra se queda estupefacto y le pregunta al camarero si es normal.
«No», dice el camarero, «normalmente bebe zumo de naranja»

El caballo y la suegra

Hombre: «Ese caballo que alquilé la semana pasada …»
Dueño la cuadra: «¿Sí ……?»
Hombre: «¡Ese caballo mordió a mi suegra!»
Dueño la cuadra: «Oh, lo siento, ¿cómo le puedo compensar?»
Hombre: “¡¿Nada hombre ?! ¡Me gustaría que se lo alquilase una vez más! «

Un día en el mercado de caballos

Una mujer está pasando un día en el mercado de venta de caballos con su sobrina. «Oh, mira que ponis más dulces» dice cuando ve algunos ponis Shetland. «¿No te gustaría tener uno?

Claro» dice su sobrina. Pero mi madre definitivamente no quiere animales en casa. «¿Y tu padre?» dice su tía. «Bueno, a ese si le dejamos que se quede».

El caballo parlanchín

Un hombre camina por el campo cuando ve un letrero que dice: «Caballo parlanchín en venta». Intrigado, se acerca al establo para verlo.

El hombre mira al caballo y le dice, ¿qué has hecho en tu vida? le pregunta al caballo.

«He tenido una vida llena de aventuras», responde milagrosamente el caballo. «Nací en Los Andes dónde pastoreaba en una pequeña aldea, algunos años más tarde, me uní a la policía montada de Nueva York y ayudé a mantener limpia la ciudad. Y ahora, paso mis días dando paseos gratis a niños discapacitados».

El tipo atónito le pregunta al dueño del caballo: «¿Por qué demonios quieres deshacerte de un este caballos tan increíble?»

El dueño dice: «¡Porque es un mentiroso! ¡Él nunca hizo nada de eso!»

El caballo del cine

Un caballo se sienta en una sala de cine y la mujer que está a su lado le pregunta: «Disculpe … ¿es usted un caballo?»

«Pues sí, lo soy», responde el caballo.

«¿Qué está haciendo en esta película?»

El caballo responde: «Me gustó mucho el libro».

El caballo educado

«¡Tengo un caballo muy educado!» dice un jinete de salto con orgullo.

«Siempre que nos encontramos con un obstáculo, se detiene y me deja pasar primero».

Las 4 herraduras

Emilia muy emocionada le dice a su amiga: «No te lo vas a creer, ayer encontré cuatro herraduras en el campo».

«¡Vaya suerte! Eso definitivamente significa algo.» dice su amiga

«Claro, un caballo va descalzo por algún lugar».

Caballo fumador

«¿Tu caballo fuma?»

«No, ¿por qué?»

«Entonces tu granero está en llamas …»

Los caballos de la Reina

El presidente de los E.E..U.U. se encuentra de visita de estado en Londres. La Reina le invita a dar un paseo por la ciudad con el carruaje real. De repente, uno de los caballos levanta la cola y se tira un pedo terríblemente maloliente.

La reina bastante avergonzada, dice: «¡Oh, lo siento mucho, señor presidente!»

Él responde: «No se preocupe, Alteza, al principio pensé que había sido el caballo».

El hombre mentiroso

Un hombre está mirando la televisión cuando su esposa llega muy enfadada y le muestra un papel.

  • ¡Cuando quise ponerte los pantalones para lavar, encontré este papel con el nombre de “Manuela” escrito en él!
  • ¡Ah eso! Es que fui a las carreras de caballos hace una semana y el caballo por el que aposté se llamaba Manuela y lo escribí para poder recordarlo.
    Su esposa aparentemente satisfecha con la respuesta se disculpa.
    Unos días después, el hombre otra vez sentado delante de la tele se sorprende cuando su esposa le pega con el mango de la escoba.
  • ¿Qué demonios estás haciendo? Dice el hombre
  • ¡Tu caballo acaba de llamar!

El lago helado

Un caballo y un ratón están al borde de un lago helado y el caballo duda en cruzarlo. Amablemente, el ratón sugiere:

  • No te preocupes cruzaré yo primero para ver si el hielo aguanta

La apuesta afortunada

  • ¡Sabes que soy una persona con mucha suerte!
  • Ah, sí ? Por qué ?
  • Nací el séptimo día, del séptimo mes en el 77.
    Entonces, ¿el 7 debe ser tu número de la suerte?
  • Exactamente. Además, fui a las carreras la semana pasada y aposté $ 7.000 al séptimo caballo de la séptima carrera.
  • Y que pasó?
  • ¡Terminó séptimo!