Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Belga 🐴 Una raza muy amigable con mucha empatía

Caballo Belga

El caballo Belga también llamado Brabante es uno de los más queridos por los amantes de estos animales. Se trata de una raza muy amigable capaz de sentir la más noble empatía. A continuación, nos detendremos a revelar más detalles sobre ellos.

La raza de caballo Belga de Tiro o Brabante no se ha de confundir con el caballo Belga BWP que es un caballo de sangre caliente.

OrigenHolanda y Bélgica
Alzada1,70 m
Libro genealógicoTrekpaard
Museomuseumvanhetbelgischtrekpaard.be

Origen del caballo Belga

Durante la ocupación romana en la zona que ahora es Bélgica, el caballo de tiro belga ya fue mencionado. Desde el siglo XI al XVI, este caballo de tiro se utilizó como caballo de guerra en la provincia de los Paises Bajos de Brabant, de allí su nombre de Brabante. Después de esa época, el caballo de tiro belga se utilizó para tirar de herramientas pesadas en el campo, en la minería, la silvicultura y en los puertos. También tiraron de los carruajes y posteriormente también tiraron de tranvías para caballos.

En 1886 se estableció el libro genealógico de la «Sociedad del caballo de tiro belga». En 1910 se exportaron unos 35.000 caballos de tiro belgas de Bélgica a Estados Unidos, Canadá, Rusia, Suecia, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda e Italia para mejorar los caballos Belgas presentes allí.

Después de la Primera Guerra Mundial, hubo una gran escasez de caballos porque los alemanes habían reclamado estos caballos para su frente.

Debido a la modernización agrícola después de la Segunda Guerra Mundial, el caballo de tiro se volvió gradualmente obsoleto. En 1950 había aproximadamente 200.000 caballos de tiro en Bélgica. En 1980 solo quedaban 6000 caballos de tiro belgas. Varios criadores se comprometieron a preservar esta raza de caballos. En 2004 había unos 12.000 caballos de tiro belgas. Hoy se utilizan como caballo de carruaje y para la cria.

Esta raza también ha sido popular durante mucho tiempo en el Flandes zelandés holandés como caballo de batalla pero desde la segunda mitad del siglo XX, como caballo más de ocio.

Hay un museo dedicado ha este caballo en el pueblo belga de Vollezele y en los pueblos Pajot de Vollezele y Sint-Kwintens-Lennik hay estatuas dedicadas a este caballo.

El caballo de tiro belga, y la cultura asociada a él, ha sido reconocida como patrimonio cultural de Bélgica.

Características

El caballo Belga de tiro es caballo de sangre fría y se caracteriza por ser una raza bastante musculosa y corpulenta. Aun así, es muy conocida su notable agilidad. En conjunto con ella están otras características dignas de mención:

Cabeza y cuello reducidos

El Belga posee una cabeza bastante pequeña. Asimismo, su cuello es bastante corto. Esta característica está presente en todos los ejemplares y es una marca definitoria.

Altura regular

La altura del caballo Belga de tiro no suele exceder los 1.70 m. A decir verdad, solo en casos excepcionales llegan a esa cifra. Y es que la mayoría de los integrantes de esta raza se mantienen alrededor de 1.65 m.

Pelaje grueso

El pelaje de la raza de caballo Belga es considerablemente grueso. Se destaca en igual medida por su longitud. Ambas cualidades le permiten abrigarse con su propio pelo, algo ideal en lugares con climas gélidos.

Tonalidades variadas

Los caballos de esta raza presentan tonos muy diversos. Aunque existe uno que es el más frecuente: el marrón. Fuera de este puedes encontrar ejemplares de ruano azul, zaíno, alazán y varios colores más.

Patas fuertes

En las patas del Belga está una gran parte de su fuerza. Como si no bastara con eso, están estupendamente proporcionadas. Ese equilibrio le permite desempeñarse uniformemente.

Piel cambiante

Ya mencionamos que el pelaje de estos caballos les ayuda a soportar climas gélidos. Pues bien, sucede que su piel también lo hace. Puede engrosarse lo suficiente para mantener una temperatura promedio. Así lo resguarda frente a cualquier ola de frío.

Temperamento de los caballos Belgas

El tamaño del Belga pudiera dar la impresión de que es un tanto salvaje o brusco. La realidad es todo lo contrario. Esta raza es increíblemente tranquila y dócil.

El temperamento de estos caballos es tan agradable que fácilmente se encariñan con sus cuidadores. Un trato cordial y frecuente desde los primeros años creará un nexo sólido.

Estos animales son en igual proporción muy leales. Si los acostumbras a estar contigo verás que son serviciales. Eso sí, son extremadamente sensibles, por lo que debes procurar devolverles el cariño.

Usos

Como ya se dijo al principio, el Belga fue en su comienzo un caballo de batalla y trabajo. No obstante, en la actualidad no se encuentra limitado de ninguna forma al área deportiva. Algunos ejemplares son usados para ciertas labores rústicas. Entre ellas está el arado. También se suele utilizar para tirar de carruajes debido a su gran fuerza.

Cuidados

En el apartado de los cuidados, los Belgas exigen una alimentación bien supervisada. Esta raza suele comer en enormes cantidades. Sumado a ello hay que considerar que no queman calorías como las otras, lo que genera una cierta tendencia al sobrepeso.

De esa manera, tienes que asegurarte de que se mantenga lo más activo posible. Y si quieres mejorar aún más su nutrición puedes incluir algunas vitaminas en el menú. Esto, evidentemente, luego de haber consultado al veterinario.

Tan importante como la alimentación es el aseo. Por su pelaje, será necesario que utilices buenos peines. De lo contrario no podrás limpiar de verdad los pelos. Como es de suponer, la labor lleva tiempo, pero el caballo se mantendrá tranquilo siempre.