Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Catalán

El Catalán es un caballo con una historia trágica. Precisamente por eso es una de las razas más interesantes que puede haber. Infórmate más leyendo este artículo, y podrás criar a tu propio ejemplar.

OrigenEspaña
AsociaciónCavallpirinenccatala.com

Origen del caballo Catalán

El caballo Catalán ha estado presente en la tierra desde hace muchísimos siglos. No se sabe desde cuándo exactamente, aunque se asume que ya existía en la Edad Media. En esa época y en los tiempos posteriores se lo mezcló mucho con otras razas.

Por desgracia, en el siglo XIX la seguridad de estos caballos se vio amenazada. La causa principal era la acción humana. Muchas personas irrumpieron en los territorios donde habitaban, y otras los unieron una y otra vez para obtener nuevos cruces.

Foto de un caballo catalán original

El problema principal con esas uniones era que el Catalán no se emparentaba con ejemplares de su propia raza. Así pues, su número fue en descenso. Y ya entrado el siglo XX, fue declarado oficialmente extinto.

A partir de ese evento, muchas instituciones han buscado restaurar la raza. Para ello han tomado equinos descendientes de los cruces. La idea es fecundar un caballo que contenga todas las características del Catalán original. Actualmente se está logrando con éxito.

Características

No es fácil determinar las características del Catalán. Esto, evidentemente, por todo el problema relacionado con su extinción. Afortunadamente, algunos descendientes de los cruces permiten establecer unas cuantas calidades físicas:

Capa única

El caballo Catalán podía desarrollar una sola capa de color: el negro. Los expertos consideran con total certeza que esta característica era invariable, basados en los registros antiguos.

Cuello corto

El cuello de los catalanes tiende a tener una longitud bastante reducida. De igual modo carece de anchura, siendo por tanto muy delgado.

Cabeza de gran longitud

En la cabeza del Catalán hay un perfil muy curioso. Es alargada, sin importar el género del ejemplar. De igual modo se destaca por su gran tamaño. En contraste, es una de las zonas con menos carne en el cuerpo.

Cola baja

En el Catalán la cola está siempre muy abajo. Cuenta con un pelaje bastante largo que además es ultrarresistente y abundante.

Pecho profundo

El pecho del Catalán tiene una gran profundidad. Y, contrario a lo que sucede con el cuello, es notablemente ancho.

Ojos y orejas

En los caballos de esta raza las orejas tienen un perfil levantado. No son muy grandes, a decir verdad, y en la mayoría de los casos están recubiertas por mucho pelaje. Los ojos son muy oscuros, dando una mirada muy penetrante.

Temperamento

La raza de caballo Catalán siempre se ha caracterizado por ser muy dócil. Le gusta recibir cariño de las personas, y puede crear nexos con cualquiera en muy poco tiempo. Esto aplica principalmente para el jinete o dueño o para quien comparta más con él.

De esa docilidad se desprende una gran obediencia, la cual le ha ayudado a cumplir muchas labores. El Catalán es también uno de los pocos caballos que se relaciona con miembros de otras razas sin conflicto alguno.

No obstante, tanta amabilidad no afecta su porte. Los caballos catalanes desprenden elegancia y firmeza. Adoptan una actitud enteramente sumisa tan solo cuando reciben un trato adecuado.

Videos del caballo catalán

Usos

En la Antigüedad los catalanes eran utilizados exclusivamente en la guerra. Su robustez tan notoria era una señal de que poseía una enorme resistencia. En efecto, así era, por lo que muchísimas tropas lo tomaron como su raza predilecta.

A la par con ello, el Catalán participaba en actividades de campo. Por ejemplo, en el tiraje de carruajes y carretas. Aunque este uso era mucho menos frecuente.