Saltar al contenido
Paracaballos.com

Poni Dülmen o Dülmener

Caballo Salvaje Dulmen

El Poni Dülmen también llamado Caballo Salvaje Dülmener es una de las pocas razas de caballos salvajes de Europa. Estos caballos viven en una reserva natural de Alemania de 350 hectáreas. Aquí encontrarás toda la información útil sobre él. ¡Empecemos!

Origen del Poni Dülmen

El Poni Dülmen tiene el que quizá sea el origen más oscuro. Poco se conoce en realidad sobre su procedencia. Se sabe que la primera descripción hecha de este caballo se remonta al siglo XIV, concretamente el año 1316, cuando Herrman de Merfeld y Johannes de Lette obtuvieron el derecho a cazar estos caballos salvajes.

Durante la revolución industrial del siglo XIX se intesivo las áreas agrícolas e y el hábitat de estos caballos salvajes se restringió cada vez más a sólo 33 hectáreas.

Gracias a los programas de protección de este caballo, en la actualidad gozan de un territorio de 350 hectáreas de naturaleza a su disposición en la zona de Merfelder Bruch de Westfalia y antiguamente esta raza se denominada Dülmener Brücher.

Se estima que por hay alrededror de unos 300 a 400 caballos que viven en estado salvaje.

Del mismo modo, existen yeguadas reducidas compuestas por alrededor de 40 ejemplares. A partir de esta distribución tan curiosa, se considera esta raza como la única semisalvaje en Alemania. Es decir, la única que vive a en estado salvaje.

Aun con todas las cifras mencionadas, esta raza tan antigua está actualmente en peligro de extinción. Hay muchas razones tras ello. Sin embargo, la principal es que por su misma situación de libertad no hay un cuidado real en los caballos. Por lo tanto, están expuestos.

Características

En líneas generales, los ejemplares de la raza Poni Dülmen tienen un cuerpo robusto, pero al mismo tiempo es compacto. Para que quede más claro, echémosles un vistazo a sus características:

Alzada baja

El caballo Poni Dülmen es una de las razas más pequeñas que hay en el mundo. Su alzada está en un promedio de entre 1.25 a 1.35 metros. Difícilmente un ejemplar puede superar esas medidas.

Dorso pequeño y cuartos limitados

El dorso de estos caballos es bastante corto. Al mismo tiempo, los cuartos traseros no están del todo desarrollados.

Cabeza y patas

La cabeza en esta raza es bastante grande, lo cual la hace destacar. En contraste con ella, los miembros son relativamente cortos.

Tonalidad única

El Poni Dülmen puede desarrollar una sola capa, que es de color canela, grisázea o morena. La misma está distribuida en dos tonos. Uno oscuro para el morro y los miembros, y uno claro para el resto del cuerpo.

Cola y crin largas

Tanto la crin como la cola del Poni Dülmen poseen una longitud notable. Esto contrasta con el pelaje en todas las demás zonas, pues en este caso es más corto.

Línea mular

Tal como sucede con muchas otras razas de caballos salvajes, los Poni Dülmen tienen una línea mular. Esta se encuentra a lo largo del lomo del animal.

La línea está compuesta de punta a punta por un pelaje oscuro. El tono es similar al que hay en el morro y las patas.

Temperamento

Contrario a lo que pudiera pensarse el Poni Dülmen no es un caballo con mal carácter. Es bastante tranquilo, a decir verdad. Especialmente cuando está en su hábitat.

Ahora bien, tal vez esta raza ofrezca un poco más de resistencia al entrenamiento. Es algo que se entiende a raíz de la forma tan libre como vive. Al ser llevado a un establo puede mostrarse un poco renuente, sin llegar a ser agresivo jamás.

En ese sentido, estos caballos van mejor con jinetes o criadores que ya posean experiencia. Una buena alternativa es tomarlos cuando están pequeños, dado que el cambio les resulta menos drástico.

Usos

Al Poni Dülmen en estado doméstico se utiliza primordialmentecomo poni de paseo. Más aún si son recorridos infantiles. Esto, claro está, por su tamaño.

Más allá de ese uso, es innegable que esta raza tiene más valor histórico que práctico. Por ende, no es usual ver tantas personas interesadas en aprovechar sus cualidades.

Cuidados del Poni Dülmen

El Poni Dülmen necesita comer unas dos veces al día. Si tiene mucha actividad y es ya un adulto, preferiblemente tres. La alimentación de estos caballos se ve potenciada si se incluye hierba o alfalfa en su menú. Esto se explica por su contacto con la vida al aire libre.

En caso de no poder optar por ninguna de esas dos opciones, siempre puedes reemplazarlas con heno. Recuerda que la higiene también es esencial, así que cada tanto, debes cepillar su pelaje y darle un baño.