Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Jaca Navarra

La Jaca Navarra está considerada como una de las razas de caballos más representativas e históricas de España. Si aún no la conoces, aquí te dejamos todos los datos importantes acerca de ella. ¡Empecemos!

OrigenEspaña
Alzada1,30 – 1,35 m

Origen del caballo Jaca Navarra

Sobre el origen de la Jaca Navarra se ha investigado bastante. Lamentablemente, todavía no ha sido esclarecido a plenitud. La razón principal es que esta raza ha sido llevada de un pueblo a otro desde siempre. Así, es difícil precisar cuál fue el primero en usarla.

Algunos expertos han intentado deducir su procedencia a partir de la de ciertas razas afines, entre ellas el Asturcón. Pero ninguna guarda una similitud absoluta, sino solamente parcial. En consecuencia, tampoco se ha descubierto mucho con esta vía.

Lo único que se puede asegurar con certeza es que la zona predilecta desde hace siglos es Navarra. En un principio abundaban en toda la provincia, aunque hoy están principalmente en el Noroeste.

La razón de ese cambio es que la población global de Jacas Navarras se ha reducido. En parte ha sido por la explotación. Esta última ha llevado a que la raza esté repartida en manadas pequeñas a lo largo de muchas sierras.

Características

Las características de la Jaca Navarra son la clave para distinguir a esta raza. En este apartado las abordaremos una por una. Préstales atención para que seas capaz de reconocer a los ejemplares genuinos.

Capa limitada

Las Jacas Navarras suelen mantenerse en una misma capa siempre: el castaño. Y por lo general el tono presenta una tendencia a ser muy oscuro y poco brillante.

Alzada baja

La Jaca Navarra es un caballo muy pequeño, hasta el punto de que muchos lo llaman “Poni Navarro”. Es algo que se justifica con su alzada. Esta oscila alrededor de los 1.30 metros en las hembras y 1.35 en los machos.

Perfil variado

Estos animales cuentan con un perfil muy bien equilibrado que varía en función del ejemplar. En algunos es eumétrico, en otros rectos y en unos pocos es subcóncavo.

Piel delgada

La piel en esta raza tiene muy poco grosor. Pese a ello, los protege muy bien contra el frío. Y al mismo tiempo les brinda un atractivo estético muy característico.

Casco duro

La dureza en los cascos de la Jaca Navarra es sobresaliente. En cuanto al tamaño, son bastante compactos, lo cual facilita la resistencia durante el trote.

Extremidades finas

Tanto los miembros delanteros como los traseros de la Jaca Navarra son finos en la parte inferior. En la superior, en cambio, son un poco más robustos.

Además de ello, los miembros albergan un buen porcentaje de toda la musculatura. Por consiguiente, son una de las zonas donde más fuerza poseen los caballos Jaca Navarra.

Peso relativo

Las Jacas Navarras varían su peso de acuerdo con el sexo. Las hembras se mantienen en un rango de 425 kilos. Los machos van mucho más allá, llegando a pesar incluso 500 kilogramos.

Dorso y vientre

El vientre de estos caballos está recogido, casi oculto por completo. Por su lado, el dorso es bastante recto, y está más apreciable a la vista.

Grupa redondeada

La forma de la grupa es notablemente redonda en esta raza. Eso se debe en parte a los músculos presentes en ella.

Temperamento

El caballo Jaca Navarra es un animal vigoroso y a la vez tranquilo. No es un amante de las labores pesadas, pero siempre mantiene una buena disposición frente a cualquier actividad.

Usos del caballo Jaca Navarra

A los caballos Jaca Navarra se les utiliza casi siempre para el ocio. Son la opción ideal para los paseos infantiles, por su docilidad. Asimismo, algunos criadores los aprovechan para trabajos de tracción ligera.

Cuidados de la Jaca Navarra

Por su naturaleza, la Jaca Navarra necesita estar bastante al aire libre. No es conveniente encerrarla por mucho tiempo en el establo. Solamente lo necesario para que tenga un buen descanso, lo cual exigirá una cama suave y un ambiente ventilado.

Para la comida puedes optar por los alimentos que se les suele dar a los caballos. No olvides el forraje, ya que están muy acostumbrados a él. Más aún si se trata de heno o de hierbas.