Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Islandés

El caballo Islandés, usualmente confundido con un poni, es un animal característico de la cultura de Islandia. Su historia y uso están ligados profundamente al progreso del país. Conoce más a continuación.

OrigenIslandia
Alzada1,25 – 1,45 m

Origen del caballo Islandés

Hay diversas teorías que intentan explicar el origen del caballo Islandés. Es difícil demostrarlas por la antigüedad de esta raza y por la falta de registros precisos. No obstante, existe entre todas una que podríamos considerar la más acertada.

La misma sugiere que los caballos llegaron a Islandia de la mano de los vikingos. Estos los habrían llevado hasta allí desde Escandinavia y otros sectores de Europa. Lo más probable, dice la teoría, es que haya ocurrido a principios del siglo IX.

Lo cierto es que durante casi un milenio completo estos animales fueron el único medio de transporte en Islandia. Ya después comenzarían a aparecer los vehículos y otros artilugios. Por ende, la raza quedaría desplazada a otras áreas, sin perder su valor cultural.

En la actualidad el Islandés es criado de una manera meticulosa en su país. De hecho, es ilegal importar caballos. Esto ha impedido que la raza adquiera enfermedades equinas de otros sementales. Y a su vez ha permitido mantener la pureza.

Características

Las características del Islandés son muy particulares. Para algunos expertos son únicas e irrepetibles en todas las razas de Islandia. En consecuencia, merecen que nos detengamos a examinarlas:

Alzada baja

La alzada de los Islandés es considerablemente baja. El rango promedio oscila entre los 1.25 y los 1.45 metros.

Este rasgo físico es el que ha ocasionado que muchos los consideren ponis, cuando no lo son realmente. Al menos no en el sentido más estricto del término.

Miembros fuertes

Las extremidades del Islandés se destacan por su extraordinaria fuerza y resistencia. Ambas se ven complementadas además por unas pezuñas gruesas y de gran tamaño.

Capa de grasa

Este rasgo es considerado por muchos jinetes de Islandia como el más característico. Los caballos Islandés tienen una capa de grasa bastante gruesa que se nota a simple vista.

La misma es la responsable de que estos animales sobrelleven con tanto éxito el clima de Islandia. Pueden soportar inviernos muy crudos incluso desde sus primeros años.

Peso regular

Los ejemplares de esta raza pueden pesar entre 400 y 480 kilos. Algunos muy bien dotados y alimentados han llegado a los 500 kilos en total.

Capas variadas

Los Islandés pueden desarrollar básicamente cualquier capa existente. Una de las más resaltantes es la pía, que casi nunca se encuentra en otro caballo.

Pasos

Es cierto que los pasos no son una característica física propiamente dicha. Pero aun así son un rasgo muy propio de los Islandés. Sucede que esta raza es capaz de desarrollar 5 estilos de paso diferentes:

  • Fet.
  • Brokk.
  • Stökk.
  • Tölt.
  • Skeid.

De entre todos ellos los más característicos son los dos últimos. El Tölt es un paso similar al trote. Al usarlo el Islandés va a gran velocidad utilizando los bípedos laterales. Además, mantiene un miembro en el suelo, con lo cual el jinete viaja cómodo.

Finalmente, el Skeid es el paso con mayor rapidez de todos. En este todos los bípedos se mueven en perfecta armonía, lo cual dificulta un poco la comodidad del jinete.

Temperamento del caballo Islandés

Si bien el caballo Islandés ha vivido siempre en un estado semisalvaje, es bastante dócil. Cuenta además con una gran inteligencia que le permite desarrollar nuevas habilidades en tiempo récord.

Usos

Ya dijimos que en los tiempos antiguos el Islandés fue usado primordialmente en el transporte. Pero también tuvo mucha participación en la agricultura.

Al día de hoy es utilizado primordialmente en la industria del entretenimiento. Diversas empresas compran ejemplares para excursiones, paseos, etc.

Un uso particular es la alimentación. En Islandia se consume la carne de este caballo, actividad cuestionada por muchos otros países.

Cuidados del caballo Islandés

Por su pelaje, el Islandés exige un cepillado frecuente. Si no diario, por lo menos unas tres veces a la semana. Un descuido repercutiría negativamente en su apariencia.

En cuanto a la comida, esta raza se destaca por poder prácticamente cualquier alimento. Eso sí, es indispensable que coma heno, pues contribuye a su desarrollo.