Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Árabe

Caballo árabe

El Árabe es a la fecha un caballo cuya pureza y relevancia no tiene rival en ningún país. Esta orgullosa raza posee un inmenso valor histórico. Te invitamos a verla más de cerca.

OrigenArabia Saudita
Alzada1,40 – 1,50 m
Enduro Ecuestre
Carreras
Doma Clásica
Estándares de razaArabian Horse Association – E.E.U.U.
The Arabian Horse Society – Australia
World Arabian Horse Organization

Origen del caballo Árabe

El caballo Árabe es una raza purasangre milenaria. Según las investigaciones, su historia comenzó en el desierto del Nedjed, ubicado en Arabia. Su crianza estuvo a cargo de pueblos que buscaban utilizarlo para las batallas.

Se han encontrado restos óseos de caballos árabes de casi 5000 años de antiguedad y ya eran utilizados en la cultura egipcia y la mesopotámica.

Desde sus inicios esta raza fue expuesta a climas muy fuertes llenos de viento y arena. Eso la dotó de una gran habilidad para adaptarse a condiciones ante las cuales otros caballos caían.

Dado que el Árabe sabía actuar con mayor sigilo, era ideal para ataques sorpresivos. Poco a poco se fue ganando el derecho de dormir en las tiendas con los dueños. Múltiples cuadros y obras artísticas retratan fielmente este antiguo nexo.

Actualmente esta raza es considerada la madre de todas las demás y la única verdaderamente pura. No tiene cruzamientos con ninguna otra. Y aun cuando ciertos descendientes han mejorado algunas cualidades suyas, no hay ninguno que las posea todas.

Características

A simple vista la característica más resaltante del Árabe es la armonía de sus formas. Todas las partes de su cuerpo presentan una belleza equilibrada con una perfección casi divina. Entre otros detalles particulares están también los siguientes:

Alzada baja

Entre las características del caballo Árabe la alzada es de las menos destacables. El promedio ronda entre 140 cm y 150 cm, y en algunos casos excepcionales pueden llegar a medir 165 cm.

Cabeza cóncava

La cabeza del Árabe es bastante corta y presenta una forma cóncava. Por otra parte, su frente es bastante más ancha que la de otras razas.

Cuello y orejas

El cuello como una de las características del caballo Árabe. Cuenta con mucha elasticidad y flexibilidad. Asimismo, posee una longitud encomiable.

Las orejas de esta raza, en contraste con el cuello, son muy cortas. Pero tienen un perfil muy fino que termina en punta. Ello les da una apariencia de media luna con un porte muy elegante.

Lomo amplio y cola erguida

El lomo es muy amplio en estos caballos. Su anchura es curiosamente una de las razones por las que se le usó tanto en montura. A la par con todo eso, la cola va erguida en todo momento. Esta característica es de las más propias del Árabe.

Múltiples costillas

Los caballos árabes cuentan con un número de costillas distinto al de la mayoría de las razas. Son en total 17 pares.

Miembros y cascos firmes

Las patas y las manos del Árabe poseen tendones visibles que las hacen muy firmes. Lo mismo sucede con los cascos, que además de resistentes son muy duros.

Piel fina

La piel del Árabe es bastante suave, parecida a la seda. Esto se debe a su composición, pero también a que es muy fina.

Tonalidades básicas

El pelaje en esta raza no suele variar mucho ni presentar colores exóticos. Es de hecho muy común que los ejemplares sean de color tordo. Algunos llegan a presentar tonos más propios de los alazanes.

Temperamento

El carácter del caballo Árabe es sumamente dócil. Tanto es así que se le permite ser exhibido y montado por niños y menores de edad. Vale mencionar también que son muy inteligentes. Esto les ha dado ventaja durante siglos frente a otras razas.

Los purasangre árabes son caballos muy sensibles. El jinete primero debe ganar su confianza, pero después el caballo hara todo por él.

Usos

Si bien en un principio el Árabe fue utilizado en la guerra, al día de hoy posee otros usos. Por ejemplo, en cabalgatas por senderos y en trabajos ecuestres o campestres.

El Árabe es muy usado también en las carreras de caballos en hipódromos. Esto no es de extrañar, ya que puede resistir formidablemente jornadas de más de 50 kilómetros.

Además de todo lo anterior este caballo está presente en la equitación y en la doma. Su agilidad lo ha vuelto una de las opciones perfectas para todo tipo de desfiles vistosos y deportes equinos.

Pero la disciplina deportiva en la que más destacan es el enduro equestre o raid. Esta disciplina de resistencia se basa en carreras controladas de larga distancia durante un tiempo largo determinado. Las carreras de enduro pueden llegar a tener 160 km.

Videos de caballos Árabes

Cuidados del caballo Árabe

Es necesario que constantemente lleves a tu Árabe con el dentista. Sus dientes exigen una buena salud e higiene. Es igual de importante hacerle revisiones médicas completas de vez en cuando, puesto que puede desarrollar ciertas enfermedades hereditarias. Detectándolas a tiempo, podrás tratarlas.