Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Haflinger / Aveliñés

El caballo Aveliñés o caballo Haflinger es uno de los más hermosos de la raza equina. Y, sorprendentemente, poca gente es consciente de su existencia o realmente sabe muy poco acerca de ella. Si eres una de esas personas, no te preocupes, porque aquí conocerás todo sobre el caballo Aveliñés.

Origen del caballo Aveliñés

Oficialmente, la aparición del caballo Aveliñés se sitúa en el año 1874, cuando se mezcló una yegua indígena con un Bereber. Esto tuvo lugar en Italia, específicamente en la población Bolsonesa de Avelengo que en alemán se traduce como Hafling, de allí el nombre de Haflinger.

Cabe decir que por Avelengo se le dio el nombre al Aveliñés. Pero el primer ejemplar de esta raza, recibió el nombre de Folie.

Pese a haberse creado en el siglo XIX, hay que resaltar su importante ascendencia con respecto al Bereber. Esta otra raza proviene de los criaderos bereberes al norte de África durante el auge del Imperio Romano. De hecho, se sabe de muchos caballos Bereberes que estuvieron en las filas romanas.

Por lo tanto, podríamos decir que el caballo Aveliñés tiene unos ancestros dignos de la diadema de laurel.

Características

El caballo Aveliñés es bastante fácil de reconocer, dado su porte estilizado y su musculatura. Aun así, es considerado como un poni. Pero, para aprender a reconocerlo mejor, es mejor que veamos sus características por separado.

Colores

El principal color del Aveliñés es el alazán no tan oscuro. Algunos ejemplares muestran un vientre moteado casi blanco. Por otro lado, su cola y su crin son de color blanco o, en algunos casos, beige. También son características una mancha blanca en la frente, y otra en el muslo izquierdo.

Dimensiones

Su alzada puede alcanzar desde los 135 cm hasta los 152 cm. Es interesante que antes de la Segunda Guerra Mundial, el caballo Haflinger sólo podía alcanzar los 140 cm. Curiosamente, luego de la guerra, estos animales comenzaron a aumentar su tamaño.

Respecto a su peso, el caballo Aveliñés va desde las 800 hasta las 1300 libras, que viene a ser de 356 a 590 kilogramos. De hecho, la mayor parte de los ejemplares maduros superan con facilidad la media tonelada.

Forma de la cabeza

Tiene una cabeza un tanto fina, pero bien proporcionada. Sus orejas son ligeramente más pequeñas que en la mayoría de otros caballos y ponis. Además, posee un perfil rectilíneo.

En cuanto a la forma de su cuello, este no es ni demasiado robusto, ni demasiado fino. Hay que recalcar la cruz de su lomo, que es bastante acentuada.

Contextura

El Aveliñés es bastante robusto. De hecho, sus extremidades, pese a ser algo cortas para su tamaño, son muy musculosas. Además, su grupa tiene una curva bien marcada. Todo en conjunto hace que el caballo Aveliñés sea un animal muy fuerte y resistente.

Pelo

El pelaje del Aveliñés tiene un brillo intenso, incomparable con el de otras razas. Esto conlleva a que también sea muy fino.

Manera de caminar

En esta raza, hay que destacar la manera de caminar tan distintiva, que se caracteriza por movimientos rítmicos. Específicamente, se trata de un caminar enérgico, pero manteniendo la suavidad para el jinete. Por otro lado, tanto el trote como el galope hacen que el animal se vea muy equilibrado y da la sensación de ligereza.

Longevidad

La esperanza de vida del caballo Haflinger es considerablemente mayor al resto de los equinos. Mientras normalmente, un caballo promedio vive hasta los 30 años, el Halfinger alcanza con facilidad los 40 años.

Temperamento

El temperamento del Aveliñés es característico debido a lo siguiente: es muy dócil, amable y fácil de manejar en general. A pesar de ser dócil, también tiene una fuerte voluntad propia y de vez en cuando pueden ser un poco tercos.

Tiene siempre con una actitud positiva y con ganas de trabajar. En general, son animales bastante valientes, con alguno que otro temor, pero nada que no se pueda dominar.

Videos del Haflinger / Aveliñés

Usos del Aveliñés

Justamente, por su carácter dócil y tranquilo, el poni Aveliñés es muy usado en el turismo ecuestre. Específicamente, se usa para llevar turistas por el campo y las montañas, su hábitat predilecto. Asimismo, suele estar presente en sesiones de equinoterapia, ya que es perfecto para tratar con personas en estado de fragilidad y con niños.

Ahora bien, originalmente, la raza se creó para trabajar en la montaña cargando materias primas. Hoy sigue usándose en algunos lugares para esta labor y en la agricultura. Por último, la raza también ha estado presente en competiciones de tiro ligero y de salto de obstáculos.