Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Kinsky

Caballo Kinsky

El caballo Kinsky es conocido en toda Europa por ser un ejemplar netamente deportivo. Su crianza se llevó a cabo hasta mediados del siglo XX en una ciudad de la República Checa llamada Bohemia. 

Su capacidad reproductiva era de tal magnitud para la época, que logró ser la raza con mayor presencia en esta zona de Europa. Para quienes saben poco de esta raza, a continuación, una serie de datos valiosos de su existencia y cuáles son sus principales características.

OrigenRepública Checa
Alzada1,58 – 1,75 m
Doma Clásica
Salto

Origen del caballo Kinsky

El caballo Kinsky está vinculado a una familia de apellido Kinsky estrechamente ligados al Conde Oktavian Kinsky. Esta familia se caracterizaba por criar puras sangres especiales para competencias de carreras de caballos.

Actualmente, se le conoce como “Equus Kinsky” tras una resolución del año 1838 en la creación del libro genealógico de los caballos deportivos. La familia Kinsky fue nombrada como un grupo especial de criadores de sementales de caballos, que serían usados en el batallón de caballería del Emperador a principios del siglo XVIII.

Para ello, el emperador solicitaba caballos resistentes, audaces, dóciles, leales, que se pudieran entrenar para combates. Cuando llega el ganado de Inglaterra, la raza de caballos Kinsky mejora. Para 1874, esta raza ya participaba en encuentros equinos de salto en donde normalmente ganaban con facilidad.

Durante la separación de Alemania por el muro de Berlín, la familia Kinsky tuvo que separarse de sus tierras, dejando solo al Conde Radslav Kinsky quien permaneció allí hasta 1953. Al caer el muro en 1989, regresan a reclamar sus tierras y ayudan a fundar lo que hoy se conoce como “Equus Kinsky” y la raza es muy emblemática para la República Checa.

Características 

Dentro de las características más notorias de la raza de caballos Kinsky podemos destacar su altura que comprendía entre 1,58 metros y 1,75 metros. Sus condiciones físicas destacaban por ser resistentes, atléticos y dóciles de carácter. Son muy equilibrados y agradables con el humano, pero, sobre todo, son muy curiosos.

Con respecto a tu pelaje, el 40 % de la raza Kinsky tiene una variedad de tonos en su cuerpo, en donde el dorado o Gen Champagne o Gen Crema es el que más destaca. De acuerdo a las investigaciones, esto se debe a un gen de dilución crema que tienen en su organismo.

Además de este tono, puedes encontrar caballos Kinsky de color bahía, castaños o negros, siendo este último tono el menos común. Hay que tener cuidado al comprar este tipo de caballos, porque en Alemania venden algunos palominos sin pedigrí para hacerlos pasar por esta raza.

Temperamento 

A los caballos Kinsky se les conoce también como “Hunter de Bohemia”, por la zona de origen. Al ser esbeltos, con un alto nivel de purasangre, el temperamento es bastante dócil. Incluso, para muchos es el caballo más agradable de todos, al ser tan unidos con los humanos.

Son dóciles por lo que su entrenamiento es sencillo y su agilidad a la hora de estar en un campo deportivo, se hace notar. Son extremadamente nobles, y su curiosidad es uno de los elementos más enternecedores de la raza.

Usos del caballo Kinsky

Originalmente, la raza de caballos Kinsky era usada para combates de guerra en el siglo XVIII. Sin embargo, a medida que fueron pasando los siglos esta raza comenzó a tener otro propósito. Ahora, son usados en el mundo deportivo.

Actualmente, su uso es más adecuado en escenarios de doma clásica y salto. También, se pueden ver en manos de cuerpos de seguridad como policías y militares, haciendo valer su origen guerrero y batallador. Sin embargo, son comunes de ver en eventos, carreras de campanarios, caza de zorros, saltos y para jugar polo.

Videos del caballo Kinsky

Cuidados 

Los caballos Kinsky deben ser sometidos a cuidados especiales, especialmente por su estado curioso. Cuando están siendo bañados pueden querer saber que les estás colocando por lo que pueden probar el agua.

Su limpieza se debe realizar periódicamente, un cepillo de herrador para remover exceso de componentes o sustancias que tenga en su pelaje. Los cascos, deben ser aseados con un cepillo que penetre bien entre las hendijas y elimine toda la suciedad posible.

Puedes aplicar ungüentos o un tipo de grasa para terminar de limpiar y pulir sus cascos. Esto sirve para minimizar la sequedad en esta zona y brindarle protección en épocas de mucho calor intenso. También, los protege de la humedad en climas muy fríos.