Saltar al contenido
Paracaballos.com

Maremmano Tolfetano

Maremmano Tolfetano

Los caballos de raza Maremmano Tolfetano pertenecen a una zona norte de Italia. Esta parte se caracteriza por tener muchas colinas llamadas Monti della Tolfa, lo cual originó el nombre de los caballos.

La superficie donde ha nacido esta raza de caballos, por naturaleza, ha generado que estos ejemplares desarrollen características muy importantes en su cuerpo. Desde ser muy resistentes al clima y a las exigencias, como a ser más templados a la hora de andar.

OrigenItalia
Alzada1,45 – 1,58 m

Origen del Maremmano Tolfetano

Esta raza de caballos se cree que es una raza original de los hoy conocidos como “Maremmano”. Se trata de una versión de caballos que no tenían cruce de ejemplares purasangre de la raza Maremmano. 

Sin embargo, otras investigaciones, explican que la raza proviene de caballos mongoles. Una raza que llegó a Italia luego de venir con los invasores búlgaros y lombardos quienes buscaban conquistar el norte de Italia.

Otra teoría, es que son una mezcla de caballos de tribus indígenas de la época, que combinaron caballos barb (provenientes del norte de África) y caballos criollos españoles. Aunque hay muchas teorías, lo que las hace coincidir es que los caballos de raza Maremmano Tolfetano son del norte de Italia, de la región Lacio. 

Características

Los caballos de raza Maremmano Tolfetano se caracterizan por tener una altura promedio, que va desde 1,45 metros hasta 1,58 metros. Además, tienen una circunferencia de hueso de cañón (piernas) que mide, aproximadamente, unos 20 centímetros de diámetro.

Actualmente su presencia se ha expandido en Italia, y han llegado a estar en la costa oeste del país, cerca del mar Tirreno. Su cuerpo es bastante robusto, y debido a su locación, ahora se les conoce como “prusianos orientales de Italia”.

También, han mejorado ampliamente su raza, tras ser cruzados con mucha frecuencia con caballos purasangre para formar y criar ejemplares deportivos. Esta raza ha logrado superar 1,65 metros de altura tras estos nuevos cruces.

Con respecto a su pelaje, las capas toman tonos que van desde un castaño claro hasta colores más oscuro como el negro. En promedio, podemos decir que hay un 50% y 50% de probabilidades de toparse con caballos Maremmano Tolfetano de ambos tonos.

Sus cabezas son largas y muy pesadas, el cuello se nota que es bastante musculoso y bastante ancho en su base. El pecho también es fornido, aunque sus hombros están caídos, la espalda es corta con una grupa inclinada, pero con piernas fuertes y sólidas.

Las articulaciones son robustas, de gran porte y sus pezuñas son fuertes para pisadas equilibradas y sólidas. Se adaptan a todo tipo de climas, exigencias y pesadeces del día, y a todo tipo de terreno que les toque transitar.

Temperamento 

Por su naturaleza, los caballos Maremmano Tolfetano son una raza de animales semisalvajes. Sin embargo, en la actualidad son más dóciles, pero aún mantienen ese temple natural, junto a una gran fortaleza, resistencia al clima y poder en sus zancadas.

Usos 

En el pasado, los caballos de raza Maremmano Tolfetano eran usados para ser montados. Incluso en la actualidad son vistos en las calles y vías transportando personas. También, sus nuevos cruces han originado una raza de caballos Maremmano Tolfetano deportistas.

Además de esto, el grupo de caballería montada de seguridad de Italia los usa como un medio de transporte de vigilancia en la zona. Otro sistema de uso es tirar de objetos ligeros para llevar de un lugar a otro.

En 1942, eran usados como caballos de carga clásicos, quienes formaban parte de un cuerpo de caballería expedicionario de origen italiano que iba a Rusia. con armas de sables y granadas de mano, fueron el medio de transporte de más de dos mil soldados.

Videos del caballo Maremmano Tolfetano

Cuidados

Al ser caballos con una naturaleza semisalvaje, su cuidado y trato debe ser muy amigable. Cuando estos animales son sometidos a fuertes climas y exigencias, pueden padecer de cansancio y dolores. Aunque son fuertes y resistentes, lo mejor es darles dosis prolongadas de descanso periódicamente.

Hay que cepillar su pelaje y limpiar todas las sustancias que han caído sobre el animal. No deben ser sometidos a trabajos forzosos, con cargas pesadas porque son caballos de carga ligera. Por último, hay que revisar bien sus pezuñas y cascos para verificar que no tengan incomodidades al caminar en zonas montañosas y rocosas.