Saltar al contenido
Paracaballos.com

Caballo Westfaliano

Caballo Westfaliano

La raza del Westfaliano es una de las mezclas entre caballos mejor aprovechadas de la historia. Contiene en su cuerpo las virtudes que todo buen jinete amante querría tener en un compañero para sus actividades hípicas. Continúa leyendo para que aprendas todo lo necesario sobre ella.

OrigenAlemania
Alzada1,60 – 1,72 m
Doma Clásica
Salto
Concurso completo
Libro genealógicoWestfalenpferder

Origen del Westfaliano

El origen del caballo Westfaliano no está tan claro o extendido como el de otras razas. Se sabe que proviene de una de las zonas alemanas de Renania. Las mismas se encuentran al Norte de Westfalia, provincia de la cual tomó el nombre.

Se sabe que esta raza tiene en su línea genética a otras de gran influencia. Tres son las más conocidas: el Árabe, el Hannoveriano y el Pura-sangre Inglés. De cada uno ha tomado muchos aspectos, por lo que resultaría difícil asociarlo con uno solo de ellos.

Luego de su creación, el Westfaliano fue ganando más y más popularidad en Alemania. Esto debido a que por ese entonces empezó el auge de la equitación en dicho país. Sus capacidades y su versatilidad le hicieron encajar en todas las competiciones.

Desde allí en adelante el Westfaliano se extendió a otras naciones. No obstante, su centro de crianza principal sigue siendo Alemania. En todo caso, su corto tiempo de crecimiento es lo que le ha permitido ser tomado en cuenta fuera de allí.

Características

El Westfaliano tiene un aspecto atlético que ha sido la razón tras el encanto de muchos jinetes. Su cuerpo entero es un balance perfecto entre músculos y altura, como se puede apreciar en estas características:

Alzada amplia

El promedio de la alzada del Westfaliano abarca un rango notable. Va desde los 1.60 hasta los 1.72 metros. Esas medidas lo han hecho fácil de montar para la mayoría de los jinetes.

Melena y cola unicolores

La melena y la cola del Westfaliano son oscuras. Se puede decir que presentan siempre un único color, el negro.

Perfil fino

El perfil de estos caballos es de gran finura. Ello se debe a varios factores. Entre estos sus orejas en punta, que poseen poco tamaño.

Tonalidades oscuras

El pelaje de esta raza tiende a ser oscuro normalmente, como se evidencia en la cola y la melena. Para ser más específicos, es pardo oscuro. Pero al contraste con el sol suele tomar un tono más similar al bronce.

Ojos grandes

Los ojos del Westfaliano gozan de un gran tamaño. Al mismo tiempo desprenden una mirada muy sagaz que demuestra seguridad y confianza en su dueño.

Musculatura bien distribuida

Aunque en líneas generales los caballos westfalianos poseen una forma sin pronunciaciones, realmente tienen una notable musculatura. Esta última se halla distribuida por varias zonas, entre las que cabe destacar el cuello.

Temperamento

El Westfaliano es uno de los caballos más amables que puede existir. Le es muy sencillo crear una conexión con su jinete o dueño. Además, siempre mostrará una actitud igual de agradable con cualquier persona a su alrededor.

Aunado a eso, estos caballos son muy cooperativos entre sí. Se preocupan al ver a otro Westfaliano en problemas, y lo mismo con su jinete. A este último le brindan una lealtad que dura toda su vida.

Otro punto a destacar es que los westfalianos confían mucho en sí mismos. No se trata de un asunto de egos, sino de una plena seguridad en sus habilidades. Por lo tanto, no sentirán miedo ante ninguna prueba o actividad nunca antes realizadas.

Videos de Caballos Westfalianos

Daquiri Classic un caballo westfaliano en venta.
Cornet Obolensky un caballo Olímpico de Salto

Usos

Los caballos westfalianos son versátiles por naturaleza. Es común que se les utilice en actividades hípicas. Sin embargo, otro de sus usos más reconocidos es la equitación.

Los caballos westfalianos son especialmentes aptos para competiciones de doma clásica, salto y concurso completo . Habiendo obtenido varias medallas olímpicas en estas tres disciplinas ecuestres.

Un ejemplo de un caballo olímpico Westfaliano es, Legolas 92, un caballo que ha ganado varios premios en doma clásica.

Tanto al montar como en saltos, el Westfaliano ha logrado mostrar aptitudes inmejorables. Por ese motivo cada vez son más los deportes en los que se lo incluye. Asimismo, ha demostrado capacidad para actividades no deportivas.

Cuidados del caballo Westfaliano

El principal cuidado que requiere el Westfaliano es la protección contra el frío. Su pelaje actúa como capa natural, pero tiende a perder resistencia con las altas temperaturas.

Ante ello se recomienda comprarles una manta hipotérmica especial. Otro producto indispensable son las vendas. Estas son colocadas en los miembros para proteger los tendones contra cualquier lesión.